Historia de los Estados Unidos

Keywords: Historia de los Estados Unidos, 11 de septiembre, 1492, 14 de agosto, 1764, 1765, 1766, 1767

Este artículo es de la serie:

Historia de Norteamérica.
Historia de América
América precolombina
Colonización de las Américas
Historia de Groenlandia
Historia de Canadá
Historia de México
Tabla de contenidos

América precolonial

Se cree que alrededor del año 1000, un grupo de vikingos islandeses bajo el mando de Leif Ericson navegaron hacia la costa oriental de América del Norte. Arribaron a un lugar que llamaron Vinlandia. En la provincia canadiense de Terranova se han encontrado vestigios de una colonia vikinga. Es probable que los vikingos también hayan visitado Nueva Escocia y Nueva Inglaterra. Sin embargo, no lograron fundar colonias permanentes y pronto perdieron contacto con el nuevo continente.

Quinientos años más tarde, la necesidad de incrementar el comercio y un error de navegación propiciaron un nuevo encuentro con el continente americano. A finales del siglo XV había en Europa una gran demanda de especias, sedas y tinturas de Asia. Cristóbal Colón, marino italiano, creyó erróneamente que podría llegar al Extremo Oriente navegando 6.400 kilómetros hacia el oeste partiendo de Europa. En 1492, persuadió a los reyes de España para que le financiaran el viaje. Colón navegó hacia occidente pero no llegó a Asia, sino a una de las Islas Bahamas en el Caribe. Colón llegó a explorar la mayor parte del área caribeña. Jamás alcanzó el Extremo Oriente; pero en cambio regresó a Europa con oro, y en el lapso de 40 años los aventureros españoles habían conquistado un enorme imperio en Centro y Suramérica. Los españoles también fundaron algunas de las primeras colonias norteamericanas: San Agustín en Florida (1565), Santa Fé en Nuevo México (1609), y San Diego en California (1769).

Colonización de América

Estados Unidos surgió a partir de la colonización inglesa de América, protagonizada por oleadas de inmigrantes ingleses que fundaron entre los siglos XVII y XVIII las Trece Colonias.

Tras sublevaciones como el Motín del Té en el puerto de Boston, las medidas represivas del gobierno inglés provocaron el inicio de la Guerra de Independencia. Los colonos formaron un ejército de milicianos que se pusieron al mando de George Washington, que tuvo problemas para equipar a sus hombres con armas y munición, además de no disponer de una flota para combatir a la del imperio británico. Así que pidió ayuda a Francia, la cual para desquitarse de la Guerra de los Siete Años accedió a ayudar a las colonias.

Ruptura con Gran Bretaña

El Motín del té en Boston fue el resultado de un largo proceso de desintegración de las relaciones de Gran Bretaña con los colonos. Lo oneroso del mantenimiento de las colonias, acentuado por la previa guerra en Canada y unos costes de generales de mantenimiento de la presencia inglesa en el Nuevo Mundo que eran veinte veces superiores a las rentas obtenidas de esos territorios. Con la Sugar act de 1764 se producen los primeros enfrentamientos y con la Stamp act (que establece el impuesto sobre el timbre) se desata el descontento general. Massachusetts reunió en Nueva York en octubre de 1765 nueve colonias al objeto de redactar una declaracióin de derechos. Frente a estas iniciativas, el Parlamento británico aprobó el 18 de marzo de 1766 un reforzamiento de las tasas, incrementándose la enemistad. En 1767 se incrementan los derechos de aduana, debiendo desdecirse inmediatamente salvo en los que gravan el té. En abril de 1774 es cerrado el puerto de Boston y la metrópoli prohibe los encuentros de las colonias, restringiendo la elección de los magristrados. Finalmente las protestas no consiguen éxito y se produce el inicio del conflicto con la batalla de Lexington, cerca de Boston.

Estados Unidos (1776-1789)

thumb|George Washington La Guerra de la Independencia, también llamada "Revolución Americana", dio lugar a la creación de los Estados Unidos de América.

La principal causa de este conflicto fue el sentimiento de marginación por parte de los colonos, que aportaban riquezas e impuestos a la metrópoli, impuestos que se incrementaron a partir de 1765, año de imposición de la ley del timbre, para sufragar los elevados gastos que a Inglaterra le había supuesto la Guerra de los siete años. Las colonias creían injusta su obligación de pagar impuestos a la metrópoli sin tener representación política en el parlamento de Londres. Esta situación hizo que desde mediados del siglo XVIII comenzara a crecer la creencia de que no hacía falta la fuerte dependencia de Inglaterra.

En 1773 tuvo lugar el Motín del té en Boston que provocó una escalada de las hostilidades entre los ingleses, que cerraron el puerto de esta ciudad, y las colonias americanas cuyos representantes reunidos en Filadelfia en 1774 respaldaron a Boston frente a las exigencias de reparación inglesas.

En 1775 comienza oficialmente la guerra cuyo desarrollo inicial fue claramente de dominio inglés pero cuyo curso cambiaría cuando tras la Batalla de Saratoga, primera gran victoria americana, Francia y posteriormente España entrarían en guerra apoyando a los independentistas norteamericanos.

En 1783 por la Paz de Versalles, Inglaterra se ve obligada a reconocer la independencia de las 13 colonias americanas, tal y como estas habían redactado en la famosa Declaración de Independencia de los Estados Unidos de 1776.

Una vez lograda la independencia, resultó muy complicado poner de acuerdo a todas las antiguas colonias si seguían como Estados independientes, o se reunían en una sola nación. Tras varios años de negociaciones, en 1787, 55 representantes de las antiguas colonias se reunieron en el Congreso de Filadelfia con el fin de redactar una constitución. Se creaba así un único gobierno federal, con un Presidente de la República y dos Cámaras Legislativas (Congreso y Senado) como solución intermedia. Redactó también la Constitución de 1787, y llamó a las elecciones por las cuales George Washington fue investido primer Presidente de los Estados Unidos.

Esta constitución estaba inspirada en los principios de igualdad y libertad que defendían los ilustrados y se configuró como la primera carta magna que recogía los principios del liberalismo político estableciendo un régimen republicano y democrático. La independencia y democracia estadounidense causó un notable impacto en la opinión y la política de Europa.

Como primer presidente de Estados Unidos, George Washington gobernó con un estilo federalista. Cuando los agricultores de Pennsylvania se negaron a pagar un impuesto federal sobre el licor, Washington movilizó a un ejército de 15.000 hombres para sofocar la Rebelión del Whiskey. Con Alexander Hamilton al frente de la Secretaría de Hacienda, el gobierno federal se hizo cargo de las deudas de cada estado y creó una banca nacional. Estas medidas fiscales fueron concebidas pare alentar la inversión y persuadir a la iniciativa privada a que apoyara al nuevo gobierno.

Estados Unidos (1789-1861)

En 1797, Washington fue sucedido por otro federalista, John Adams, quien se vio envuelto en una guerra naval no declarada contra Francia. En una atmósfera de histeria bélica, el Congreso, controlado por los federalistas, aprobó en 1798 las Leyes sobre Extranjeros y Sedición. Estas medidas permitieron la deportación o arresto de extranjeros "peligrosos", y prescribieron multas o prisión por publicar ataques "falsos, escandalosos y maliciosos" contra el gobierno. Diez editores republicanos fueron condenados conforme a la Ley de Sedición, la cual fue acremente denunciada por el abogado virginiano y principal autor de la Declaración de Independencia, Thomas Jefferson.

En 1803 la joven nación realiza La compra de Louisiana a Francia y poco tiempo después compra también Florida a España.

Entre 1812 y 1814 hubo una segunda guerra entre Inglaterra y los recientemente creados Estados Unidos de América. Esta guerra cambió poco la situación política del nuevo país. left|thumb|Abraham Lincoln Después de esta segunda guerra, Estados Unidos gozó de un período de rápida expansión económica. Se construyó una red nacional de carreteras y canales, buques de vapor surcaban los ríos, y el primer ferrocarril de vapor se inauguró en Baltimore (Maryland), en 1830. La Revolución Industrial había llegado a Estados Unidos: la región de Nueva Inglaterra contaba con fábricas de textiles y Pennsylvania con fundiciones de hierro. Para la década de 1850 había fábricas que producían artículos de hule, máquinas de coser, zapatos, ropa, equipos agrícolas, pistolas y relojes.

Guerra con México

En las décadas de los años entre 1820-1830 después de la proclamación de la Doctrine Monroe de expansión territorial hacia el Pacífico, miles de colonos estadounidenses se establecieron en las comunidades anglosajonas de Texas (entonces territorio mexicano). El gobierno mexicano de entonces se encontraba en una mala situación económica al término de una guerra de independencia con España que duro más de una década y dio la bienvenida a los colonos. El gobierno mexicano obtuvo fondos vendiéndole tierras a estos colonos que prefirieron mudarse a territorio mexicano en vez de pagar altos precios en Luisiana y otros estados del sur. Estos colonos esperaban, además, que Estados Unidos comprara Texas para proveer de más tierra a sus nuevos ciudadanos.

En 1820 un empresario de Missouri, Moses Austin, había negociado con España para que se le permitiera llevar 300 colonos a Texas, Austin siguió estos planes con el nuevo gobierno mexicano. Austin escogió colonos que fueran buenos trabajadores y que pudieran ser leales al gobierno mexicano. El gobierno mexicano, que había abolido la esclavitud, permitió que los colonos trajeran sus esclavos para trabajar las tierras y venderlos a otros colonos pero se listaban como "sirvientes contratados" ("indentured servants" en inglés). Problemas con el nuevo gobierno del presidente Antonio López de Santa Anna causaron que los colonos se levantaran en armas y lucharan para obtener independencia del gobierno, ya que para entonces los colonos anglosajones eran más numerosos que los colonos mexicanos. Después de la guerra (1836), Texas se estableción como una república independiente, pero casi inmediatamente buscó y obtuvo su anexión a los Estados Unidos [1].

En 1847 le declara la Guerra a México venciéndole y por medio del Tratado de Guadalupe-Hidalgo se apodera además de los territorios que actualmente conforman los estados de Arizona, California, Colorado, Nevada, Nuevo México, y Utah.

Lincoln y el tema de la esclavitud

En 1858, cuando el Senador Douglas buscó la reelección, fue desafiado por Abraham Lincoln y el Partido Republicano (un nuevo partido en contra de la esclavitud, y que nada tenía que ver con el Partido Republicano de Jefferson). En una serie de debates históricos con Douglas, Lincoln exigió un alto a la expansión de la esclavitud. Estaba dispuesto a tolerarla en los estados del sur, pero al mismo tiempo afirmó que "este gobierno no puede subsistir permanentemente siendo mitad esclavo y mitad libre".

La Guerra Civil en los Estados Unidos (1861-1865)

Ver artículo: Guerra Civil en los Estados Unidos

La mayoría en los estados sureños y fronterizos votaron contra Lincoln, pero el norte lo apoyó y ganó las elecciones. Unas semanas después, Carolina del Sur decidió mediante votación abandonar la Unión. Pronto se le unieron Mississippi, Florida, Alabama, Georgia, Louisiana, Texas, Virginia, Arkansas, Tennessee y Carolina del Norte. Estos estados se proclamaron nación independiente los Estados Confederados de América y así empezó la Guerra Civil. La Guerra Civil fue el episodio más traumático de la historia de los Estados Unidos. Las cicatrices no se han cerrado por completo hasta el día de hoy y desde John F. Kennedy en 1960 ningún presidente del norte ("yanqui") ha sido elegido presidente de los Estados Unidos (Reagan y Bush, padre, nacieron en el norte pero fueron gobernadores de los estados de California y Texas).

Historia de los Estados Unidos (1865-1918)

Con excepción de la compra de Alaska a Rusia en 1867, la expansión territorial de Estados Unidos se había detenido en 1848. No obstante, alrededor de 1890, al tiempo que muchas naciones europeas expandían sus imperios coloniales, un nuevo espíritu animó la política exterior estadounidense, la cual en gran medida seguía las pautas de Europa septentrional. Los políticos, los directores de periódicos y los misioneros protestantes declararon que la "raza anglosajona" tenía el deber de llevar los beneficios de la civilización occidental a los pueblos de Asia, África y América Latina. En el punto culminante de este período (1895), Cuba se sublevó contra el colonialismo de España. El ejército español encerró a civiles cubanos en campos de detención donde 200.000 personas murieron de hambre y enfermedades.

Después de la guerra hispano-estadounidense de 1898, Estados Unidos de América se apoderó también de Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam. En el archipielago asiático, sostuvo una terrible guerra, conocida como guerra filipino-estadounidense, que asoló el archipiélago asiático.

En abril de 1917 el presidente Woodrow Wilson pidió al Congreso una declaración de guerra; de esta manera los Estados Unidos tomaron parte de la Primera Guerra Mundial. Para Wilson la guerra constituiría una gran cruzada en pro de la paz mundial y la autodeterminacióin nacional. "El mundo debe convertirse en un lugar seguro para la democracia", declaró Wilson cuando Estados Unidos entró en "la guerra que pondrá fin a todas las guerras".

Cuando se declaró la guerra, el ejército de Estados Unidos era una pequeña fuerza de 200.000 soldados. Millones de hombres tuvieron que ser reclutados, adiestrados, equipados y enviados a Europa a través de un océano infestado de submarinos. Transcurrió un año para que el ejército de Estados Unidos estuviera listo para contribuir de manera significativa al esfuerzo bélico de los aliados.

Historia de los Estados Unidos (1918-1945)

En 1919, Wilson viajó a Europa para redactar el tratado de paz. Fue acogido por muchedumbres jubilosas en las capitales de los países aliados, pero la bienvenida se agrió cuando las negociaciones comenzaron en Versalles. Pese a las protestas de Wilson, los aliados impusieron sanciones aplastantes a Alemania y se repartieron sus colonias. Wilson logró establecer la Liga de las Naciones, pero muchos estadounidenses temían que dicha organización mundial arrastrara a Estados Unidos a otra guerra extranjera. Un grupo de senadores republicanos impuso restricciones al Tratado de Versalles: aceptarían la Liga de Naciones sólo con el entendimiento de que el Congreso, no la Liga, retendría el control de las fuerzas armadas estadounidenses. Inglaterra y Francia no objetaron esa restricción, pero Wilson porfiadamente se negó a modificar el tratado. El Presidente y el Congreso no lograron superar su desacuerdo respecto a esta cuestión. Estados Unidos nunca ratificó el Tratado de Versalles ni pasó a formar parte de la Liga de Naciones.

La mayoría de los estadounidenses no lamentaron el fracaso del tratado, ya que se habían desilusionado de los resultados de la guerra. Después de 1920, Estados Unidos volvió la mirada hacia adentro y se retiró de los asuntos europeos.

El 24 de octubre de 1929, el "jueves negro", una oleada de ventas de acciones provocada por el pánico arrasó la Bolsa de Valores de New York. Una vez iniciado, el derrumbe en los precios de las acciones y de otros valores no pudo detenerse. Para 1932, miles de bancos y más de 100.000 sociedades mercantiles habían quebrado. La producción industrial se redujo a la mitad, el ingreso agrícola decayó en más del 50%, los salarios bajaron un 60%, la inversión nueva se redujo un 90%, y uno de cada cuatro trabajadores estaba desempleado.

En septiembre de 1939 la Segunda Guerra Mundial estalló en Europa. Roosevelt anunció que Estados Unidos sería neutral, mas no indiferente.

En el Extremo Oriente las fuerzas japonesas habían invadido Manchuria (1931), China (1937) e Indochina francesa (julio de 1941). Roosevelt respondió a esta agresión prohibiendo las exportaciones de chatarra, acero y petróleo a Japón y congelando los créditos japoneses en Estados Unidos.

Para noviembre de 1941 los planificadores militares de Estados Unidos se preparaban para un asalto japonés, pero esperaban un ataque al sur, hacia las Indias orientales holandesas (Indonesia) ricas en petróleo. En vez de ello, bombarderos japoneses estacionados en un portaaviones atacaron la base naval de Pearl Harbor en Hawai. El sorpresivo ataque hundió o averió ocho barcos de guerra y destruyó casi 200 aviones. Estados Unidos inmediatamente declaró la guerra a Japón. Cuatro días después Alemania e Italia, aliadas de Japón, declararon la guerra a Estados Unidos. [[imagen:Nagasakibomb.jpg|thumb|250px|El hongo atómico tras la explosión nuclear sobre Nagasaki se elevó hasta una altitud de 18.000 metros.]] El 8 de mayo de 1942 la amenaza japonesa contra Australia fue detenida en la batalla del Mar del Coral. En junio la principal flota japonesa, que navegaba rumbo a Hawai, fue rechazada en la batalla de Midway, con una pérdida de cuatro portaaviones. Los criptógrafos estadounidenses eran expertos en descifrar las claves japonesas, así que los aliados generalmente conocían la disposición de la marina de guerra japonesa.

A lo largo de los tres años siguientes las fuerzas de Estados Unidos avanzaron hacia Japón "saltando entre islas", es decir, tomando algunas islas estratégicas en el Pacífico y pasando por alto otras. Una fuerza aliada bajo el mando del General Joseph W. Stillwell ayudó a los chinos, y las tropas comandadas por el General Douglas MacArthur regresaron a las Filipinas en octubre de 1944. La isla de Iwo Jima, en el Pacífico central, cayó en manos de Estados Unidos en marzo, y Okinawa en junio de 1945. Desde estas dos islas los bombarderos B-29 lanzaron ataques devastadores contra ciudades japonesas.

Las fuerzas estadounidenses se prepararon en seguida pare invadir las islas japonesas. Con la esperanza de llevar la guerra a un rápido fin, el Presidente Harry Truman ordenó usar la bomba atómica contra Hiroshima (6 de agosto) y Nagasaki (9 de agosto). Japón convino en rendirse el 14 de agosto. Casi 200.000 civiles murieron en los ataques nucleares.

Historia de los Estados Unidos (1945-1964)

Después de la guerra se crearon rápidamente tensiones entre Estados Unidos y la Unión Soviética, lo que más tarde se conocería como la Guerra Fría. En la Conferencia de Yalta celebrada en febrero de 1945 Franklin D. Roosevelt, Winston Churchill y el líder soviético Josef Stalin prometieron elecciones libres en todas las naciones liberadas de Europa. Los aliados occidentales restauraron la democracia en Europa occidental y Japón, pero las fuerzas soviéticas impusieron dictaduras comunistas en Europa oriental.

La injerencia estadounidense en Vietnam se remonta al Presidente Truman, quien envió ayuda militar a Francia en apoyo al colonialismo francés en Indochina. Después de retirarse los franceses del sureste de Asia en 1954, el Presidente Eisenhower envió asesores y ayuda estadounidenses para contribuir al establecimiento de un gobierno democrático y pro-occidental en Vietnam del Sur. Con el Presidente John F. Kennedy, miles de oficiales militares adiestraron a soldados survietnamitas y algunas veces manejaron aviones de guerra vietnamitas en combate.

Historia de los Estados Unidos (1964-1980)

Luego del asesinato del Presidente Kennedy, el Presidente Johnson se enfrentó a fuertes desafíos por parte de dos demócratas opuestos a la guerra de Vietnam: los senadores Eugene McCarthy y Robert Kennedy, este último hermano del Presidente John F. Kennedy. El 31 de mayo de 1968, en vista de una humillante derrota en las encuestas de opinión pública y de la incesante prolongación del conflicto en Vietnam, Johnson se retiró de la contienda presidencial y ofreció negociar el fin de la guerra.

Después de la Guerra de Vietnam y del escándalo Watergate, muchos estadounidenses se habían desilusionado de los hombres que los gobernaban y les habían perdido la confianza. Gerald Ford, el presidente republicano que ascendió al poder tras la renuncia de Richard Nixon, hizo mucho para restaurar la confianza de los ciudadanos, aunque algunos votantes nunca le perdonaron que hubiera indultado a su ex jefe, Richard Nixon.

Historia contemporánea de los Estados Unidos (1980-presente)

En agosto de 1990 Iraq invadió a Kuwait. El Presidente George H. W. Bush exigió la retirada inmediata y organizó una coalición militar y política con fuerzas militares de Asia, Europa, Africa, y Medio Oriente. La campaña aérea encabezada por Estados Unidos duró un mes. Los aliados lograron su objetivo militar, pero permitieron que Saddam Hussein se mantuviera en el poder.
El 11 de septiembre de 2001 tuvo lugar una serie de atentados terroristas a gran escala en Washington y Nueva York. Tras esto Estados Unidos comenzó una serie de acciones militares con la excusa de la lucha contra el terrorismo iniciando una invasión a Afganistán, gobernada en ese momento por el régimen talibán. Más Tarde, argumentando la existencia de armas masivas que luego no fueron encontradas comenzó una invasión a Irak. En ambos paises logró la victoria gracias a su superioridad tecnológica y militar. Detrás de estas operaciones se esconden fuertes intereses económicos de los capitales norteamericanos sobre recursos estratégicos como el petroleo de Irak y las posibilidades de utilizar Afganistán como ruta para gasoductos. Tras la guerra, en la actual ocupación, las empresas norteamericanas están haciendo grandes negocios principalemente en Irak

Véase también:

Otros artículos relacionados

Fuentes

Keywords: Historia de los Estados Unidos, 11 de septiembre, 1492, 14 de agosto, 1764, 1765, 1766, 1767